Para mi amiga argentina: Norma Aristeguy

Para mi amiga argentina: Norma Aristeguy
A toda edad se regalan rosas y estas son para ti.

martes, 20 de diciembre de 2011

viernes, 16 de diciembre de 2011

MENCIÓN DE REVISTA MANDALA LITERARIA ESPECIAL "MUJER"


GRACIAS POR ESTA MENCIÓN A LOS ADMINISTRADORES DEL ESPECIAL "MUJER" EN LA REVISTA MANDALA LITERARIA

domingo, 4 de diciembre de 2011

REVISTA MANDALA LITERARIA. NÚMERO ESPECIAL. MUJER

http://es.scribd.com/doc/74611626/Mandala-Literaria-Edicion-Especial-MUJER

AGRADEZCO AL DIRECTORIO DE LA REVISTA LA PUBLICACIÓN DE MIS ESCRITOS Y ALGUNOS COLLAGES.

domingo, 25 de septiembre de 2011

NOCTURNO.REVISTA MANDALA LITERARIA

http://es.scribd.com/doc/66169468/Revista-Mandala-Literaria-No-21

GRACIAS AL DIRECTORIO DE LA REVISTA "MANDALA LITERARIA" por la publicación de:

"NOCTURNO"

sábado, 17 de septiembre de 2011

Camille Pissarro



RECOMIENDO VERLO.

LA POBREZA DE CADA DÍA. (PALABRAS DIVERSAS. REVISTA VIRTUAL)

http://www.palabrasdiversas.com/palabras/prosa_dentro.asp?nombre=Norma%20Aristeguy

MUCHAS GRACIAS AL DIRECTORIO DE PALABRAS DIVERSAS.

martes, 26 de julio de 2011

viernes, 8 de julio de 2011

Encuentro de arte Argentina-Venezuela



GRACIAS A LA ARTISTA PLÁSTICA VENEZOLANA, MICHELLE CHOUCHOU, AL REALIZADOR LUIS MARTINEZ Y A LA MÚSICA DE ERNESTO CORTAZAR.

Encuentro de Arte Argentina-Venezuela. Parte II



AGRADEZCO A MICHELLE CHOCHOU, A RICARDO SILVEIRA, A LUIS MARTINEZ Y A LA MÚSICA DE ERNESTO CORTAZAR.

Dedicado al hombre de la sonrisa afable.

sábado, 16 de abril de 2011

MEDIO PAN Y UN LIBRO (Federico García Lorca)

Alocución de Federico García Lorca al pueblo de Fuente Vaqueros (Granada) en septiembre de 1931:



"Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. «Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre», piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía. Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión.

"Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada.

"No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.

"Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros?

"¡Libros! ¡Libros! Hace aquí una palabra mágica que equivale a decir: «amor, amor», y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: «¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!». Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.

"Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más verdaderos de Europa, que el lema de la República debe ser: «Cultura». Cultura porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz".

(A PUNTO DE CUMPLIRSE 80 AÑOS DE AQUEL DISCURSO, )

miércoles, 23 de marzo de 2011

TOCAR FONDO

Seres y voces alojan compacta realidad,
días y horas son la suma fatal
de lo irrepetible, además, irremediable.
Haberse parecido a otras caras.
Haber respirado idéntica moral.
Haberse equivocado.
Haber respetado algunas reglas
haberse rebelado ante otras.
Haber aportado el útero sumiso
al derecho de la especie.
Haber respondido a la raza,
a la tierra y a la clase,
con la impunidad del inocente.
Haber mordido la vida.

Vivir...
con el peso del desencanto,
la decepción y el engaño.
Seguir...
aunque los signos se pudran
en un lecho de mentiras
y los símbolos se quemen
en el ocaso de los héroes.
Cuando la fe ya no es Él,
y la raza, la tierra y la clase
son nada más que una fábula vetusta,
consagrada y perfecta,
para someter hasta los huesos del alma.
Alma confusa y agónica, atropellada por cambios,
herida por una honda tristeza
que le acapara los espacios infinitos
estorbando a la ternura, a la esperanza.

Inhalar...
los sueños rescatados a la vida.
Exhalar...
pesadillas extraídas del silencio.
Crepitar de carestías y desdichas,
de incertidumbre.
Indigencia de Dios y de valores,
ostentación de razón y de palabras.
Hoy y aquí, en la madurez
donde el miedo comienza a seducir
en continua paradoja,
golpear...
la última de las puertas
en busca de un exilio prematuro.
Tal vez, golpear en esa puerta
signifique cerrar otra,
entregarse...
al más oscuro desorden o a la más soberbia cordura
de no saber por qué se nace si se muere,
por qué se sobrevive en la locura
y, si Dios ha muerto,
la pesadilla de quién es esta humanidad
en eterna rotación hacia el principio.

NORMA ARISTEGUY




LA IMAGEN ES DE ELSA GILLARI. (grafito en tela con manipulación digital)
TRABAJANDO JUNTAS

lunes, 7 de marzo de 2011

EL CERBERO II

La imagen que acompaña este trabajo está realizada por la pintora, Susy Mateo y la manipulación digital es de Ezu.
Ambos artistas españoles. Juntos nos hemos propuesto este relato que trata de la violencia psicológica.




Me despierto vestida de amanecer, se escucha el ruido del mar, tronando cerca contra los espigones, como para que el lugar no olvide su presencia.
Abro la ventana hacia mi cerebro y me encuentro con realidades rojizas, parecen lenguas de fuego, que yo convierto en azules y violetas tan sólo con el pensamiento.
Me espera un largo día y un camino dificultoso, donde harán ruido las palabras que oiré, las que diré, las que callaré, los obstáculos que empujaré desesperadamente, las ironías que desbordarán mis oídos, las miradas que resbalarán por las mías, para ignorar el nudo de intenciones partidas por el medio. Una pareja. Una pareja de sombras partida por un rayo.

Repetiré disculpas que huirán por las puertas que he de abrir en este día, me bañaré en amarillos violáceos de sol, que iluminarán la casa a pesar de todo. Vaciaré la cesta azul de flores y dejaré que el impedimento se estrelle en mi decisión de vivir cada minuto. Mi decisión de pasar por la tarde de trabajo y de merienda, y de llegar hasta lo oscuro de ese día. Tenderé la mesa, le daré recuerdos de cenar, y le enrostraré el vino tinto y amargo de la vigilancia.

Hay en mi casa música violeta de todos los lilas posibles cubriendo las paredes y el mantel.
El fantasma se abalanzará como siempre a la hora de comer, dejará su asiento atravesado en el sendero, y volteará una de sus tres cabezas vigilando el Hades del disimulo, de la imagen, para dejar que una de las otras se alimente, mientras la que resta babeará el sillón dormida.

En mi cerebro continúa el ruido del silencio, sin embargo la voluntad impone un manto de esperanza, no será tan mala la jornada.

Decidiré cómo llegar hasta la noche, desoiré la queja muda del desencanto ajeno, abandonaré las sábanas del calcinado desamor, me embriagaré de atrevimiento y desafiaré a la fiera del control, disfrazado de un amor que nunca ha sido.

Hoy no serviré la mesa, juntaré los vidrios rotos de ajenas pertenencias camufladas de lamento. Volveré a poner en su centro la cesta azul de lo pasado.
Tampoco compraré el pan para el almuerzo. Tenderé la ropa en el suelo de mis sueños pisoteados, y evitaré diatribas de soberbia ingratitud.

Tomaré un baño, me vestiré, y a pesar de mi vulnerabilidad, sortearé la vehemente vigilancia inquisitiva y la obstinada presencia que me acecha.

Romperé los grandes ventanales de gestos con que él tortura lo que aún, me queda de razón, apagaré con una ola de indiferencia el fuego que ha quedado en el lugar.
Pintaré mi boca con los besos que aún no he dado, vestiré mi mejor prenda de sutilezas hacia la libertad, arrojaré los incómodos tacones contra el lazo que me ahoga, y saldré de nuevo airosa, descalzo por la vida y sin quemarme.

No, no será tan mala la jornada.
Norma Aristeguy

sábado, 15 de enero de 2011

NOCTURNO


La imagen que acompaña este trabajo pertenece a la colección

“Ezuaguaraguas”. Composición de la pintora Susy Mateo, (Madrid), y la

manipulación digital de Ezu, (Cádiz, sur de España)

NOCTURNO


Cerrar la ventana. Recogerse. Entregarse a la noche, a sus
misterios, a sus sorpresas. Inclinarse al silencio y a la maravilla de la intimidad. Correrse del anhelo y la mirada huracanada de los otros. Gritar desde los pensamientos.
Acallarse. Reposar.
Sentir al alma despojarse, llorar, reír, acomodarse a ella y acurrucarse en el sueño de los hijos. Arropar su indefensión, su ingenuidad y amarlos, amarlos a solas, al tenue aliento de sus boquitas siempre infantiles, aunque sean ya hombres o mujeres.
Todo calla. El mundo es nuestro. Sin la intromisión de la verdad ajena, del juicio sin valor.
Soledades que bailan en recuerdos a nuestro alrededor, sólo porque son invocados, invitados a la orgía nocturna de imágenes somnolientas.
Observar la larga fila de sombras en el techo de la casa que nos cobija y dejarnos llevar por el mundo de las ideas. Recordar...
Envolvernos al abrigo íntimo de la fantasía, en un hilo finísimo que sólo teje la oscuridad del futuro, travieso y agazapado, inevitable y de groseras dimensiones.
Sostenido compás de espera hacia la desintegración. Pero no hoy, ni ahora.
Me estiro perezosamente en la danza quieta y sensible de algún ruido lejano.
El bostezo precede a la entrega. Me dejo llevar.
Dormir, con el permiso de nadie.
Recién mañana volveré a abrir la ventana y compartiré otra bocanada de luz y de espacio, en el cotidiano y soleado deambular.


NORMA ARISTEGUY

UNIDOS POR LA FORMA, EL COLOR Y LA PALABRA.

lunes, 10 de enero de 2011

A OSCURAS




Papel que asesta el primer Misterio. ¿Quién es este profeta aún sin versos?
Conflicto blanco, de ausentes, testarudas y femeninas palabras. Anónimos y galopantes pensamientos, hablan desde mis alturas, necia y apresurada los disputo, los presumo… para soltarlos en la mirada o defenderlos en sonidos.

Cierro los ojos: realidad de medias luces, se agazapa, me seduce y me devora.
Estoy aquí plantada a solas, florecida en el abismo, todavía de pie en este efímero universo.
Zamarreo de los sueños a los que dibujo la esperanza, o a los que asumo cada noche con amores y con odios, que mueren, cada vez que me despierto.

Pequeñez la de mi nombre, misteriosa danza del nacer. Insignificante destino como tantos.
Soy el roce casual, ¿casual?
La agresión repentina, el beso arrumbado, el saludo de los días, el vientre que desborda, la palabra y el silencio.

¿Dónde voy cuando llego y no he estado? ¿Por qué mundos he vagado en la falda de mi sombra?
¿Por qué entorpezco a la razón atolondrada en latidos?
Ramalazos de inocencias… cargar la niñez a upa con el tiempo a cuestas. Tiempo, dios astuto y socarrón, él sabe que creo saber, y me permite esa licencia.

Absoluto del error, imposibilidad a carcajadas para modificar lo acontecido. ¿Dónde se ocultan los duendes?
¿En los pentagramas sordos? ¿En los libros ciegos? ¿En los nombres de los hijos? ¿O en las dueñas del idioma, las vocales?
¿Dónde espera el color de las hojas que van a morir?
¿Dónde va el personaje que su autor ha de matar?

El artista a dado a luz, la imagen en libre albedrío. Es magia que conmueve, que sacude. ¿Qué hace que la sufra o la disfrute?
Se contonea y se esfuma en eco eterno, el fantasma gutural de la Existecia, gritando como loco de espaldas al planeta.

Es el grito solitario de mis antepasados y de los que me seguirán.
Descolorida indiferencia me persigue, le pisa al alma los talones.
Sin embargo, en esta promiscuidad de incertidumbres…

Todavía me sorprende vivir después de tantas muertes.

Norma Aristeguy

PEÑA FORATATA

PEÑA FORATATA
AUTOR: LUIS ANDREU

Para Aristeguy Norma Para marcar o ínicio de uma amizade 28/5/2011

Para Aristeguy Norma Para marcar o ínicio de uma amizade 28/5/2011
FOTOGRAFÍA DE MARÍA BRANCO REAL

FOTOGRAFÍA DE TERESA MARTÍN. (PRAIA DAS CATEDRAIS)

FOTOGRAFÍA DE TERESA MARTÍN. (PRAIA DAS CATEDRAIS)
con todo mi cariño te la dedico NORMA ARISTEGUY

GALICIA.FOTOGRAFÍA DE JORDI NAVARRO

GALICIA.FOTOGRAFÍA DE JORDI NAVARRO
dedicada con cariño a mi amiga argentina Norma Aristeguy

HOMENAJE A ERNESTO SÁBATO

HOMENAJE A ERNESTO SÁBATO
GRACIAS MIGUEL CABEZA POR TU HOMENAJE EN LA WEB LITERARIA